Legacy of a coreógrafo le da un toque caribeño a ‘West Side Story’

En Patricia Lucia Delgado, co-coreógrafa de la nueva Versión cinematográfica de “West Side Story” Estaba tratando de que un grupo de bailarines latinos que interpretaban a miembros de pandillas de tiburones se movieran de cierta manera, pensó en las imágenes perfectas.

Delgado, de 39 años, cubanoamericano, les ordenó bailar como si fueran rodajas de plátanos maduros, o maduritos, arrojados en una sartén supercaliente.

“Eso fue todo lo que tuve que decir”, dijo el ex bailarín principal del Miami City Ballet, disfrutando de la eficacia de la analogía.

Foto: WEST SIDE STORY (Niko Tavernise / 20th Century Studios)

El trabajo de Delgado en el remake de Steven Spielberg es su última colaboración con el famoso coreógrafo de cine Justin Beck. que fue descrito Como “el tercer coreógrafo importante que aparece en el ballet clásico de este siglo”, también es el esposo de Delgado.

Delgado y Peck, cuya madre es de Argentina, han trabajado juntos en muchos proyectos, incluidas las pistas que Peck creó para el Miami City Ballet y un video musical para la banda de rock The National. También puso en escena el trabajo de Beck sobre bailarines de todo el mundo.

Nacido y criado en el sur de Florida, Delgado asistió a la Escuela de Ballet de la Ciudad de Miami y también se formó en la prestigiosa Escuela de Ballet Americano y Teatro de Ballet Americano en la ciudad de Nueva York. Se convirtió en solista principal del Miami City Ballet en 2006 y bailarina principal en 2007, mejor conocida por su versatilidad en una compañía cuyo repertorio es conocido como uno de los más diversos. Durante su mandato en MCB, Delgado ha introducido todo, desde ballet clásico hasta estilos de danza narrativa, abstracta y contemporánea.

READ  El objetivo de Argentina de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para mayo es "un calendario ambicioso" - Mercupress

Se fue en 2017, se mudó a la ciudad de Nueva York ese mismo año y se convirtió en bailarina independiente, arreglista, componiendo bailes creados por otros, y más recientemente, miembro de la facultad en Juilliard School.

“Quería continuar mi desarrollo artístico y quería seguir mi corazón a Nueva York, que siempre ha sido atractiva pero no me sentía preparada para ello. Y mi esposo ahora vive aquí, así que quería encontrar un equilibrio”, dijo. Delgado, que tiene una hija de 8 meses con Beck, en mi vida no hago trabajo a distancia.

Delgado dijo que su coreografía con 60 bailarines en el set “West Side Story” la hizo sentir más conectada con su herencia latina que cualquier otro trabajo en sus 21 años de carrera.

Hablando de su ciudad natal, Delgado dijo: “Al crecer en Miami, estás rodeada de esta comunidad que es como nosotros y no creo que me haya beneficiado mucho de ella. Pensé: ‘Eso es normal’, el 70% de los hispanos”.

Delgado aporta un toque caribeño a los bailarines que juegan con miembros de una pandilla puertorriqueña. A diferencia de la película original de 1961, que Delgado dijo que era una obra maestra por derecho propio, ella se enorgullece de señalar que solo eligieron bailarines latinos a propósito para interpretar a los tiburones en esta versión de la película. Del mismo modo, la pandilla rival, los Jets, estaba compuesta en su totalidad por bailarines blancos no hispanos.

Foto: WEST SIDE STORY (Niko Tavernise / 20th Century Studios)

Foto: WEST SIDE STORY (Niko Tavernise / 20th Century Studios)

Esta dinámica le brindó una oportunidad única de aprender cómo la cultura informaba el estilo y los métodos de aprendizaje inherentes a cada grupo de bailarines. Como resultado, también influyó en la forma en que Delgado entrenaba y formaba, de ahí la semejanza de los plátanos fritos con los tiburones.

READ  El Papa Francisco saluda a los refugiados afganos después de la proyección del Vaticano Francesco - Fecha límite

Delgado se ha llamado a sí misma una “defensora de la danza” en el circuito cinematográfico de Hollywood en el que ha ingresado recientemente, y explica que pocas personas entienden lo que se necesita para incorporar la danza de alta calidad en una producción cinematográfica o televisiva.

La mayoría de los cineastas desconocen las necesidades de los bailarines y los requisitos de los procesos creativos y formativos que llevaron al rodaje.

Igualmente importante, dijo Delgado, bailar en una película conduce a una actuación diferente a la del escenario uno. “No tenemos frente, no tenemos espalda, no tenemos alas. Hemos estado aprendiendo los pasos en un mundo”.

Si bien Delgado señala que no se propusieron rehacer West Side Story sino crear una nueva versión, también expresa su gran respeto por Jerome Robbins, el coreógrafo de la producción y película original de Broadway.

“Es un baile completamente nuevo, pero no puedes hacer West Side Story sin sentir la presencia de Robbins”, dijo.

Delgado dijo que trabajar en el remake la conectó estrechamente con su herencia caribeña, y que su presencia y participación liberó a los bailarines latinos en la película de explorar y encarnar su cultura a través del movimiento.

“Lo que creo que le quitaron es un sentido de pertenencia y un sentido de lugar, y todos quieren más”, dijo Delgado.

Él sigue NBC Latin empleo Sitio de redes sociales de FacebookY Gorjeo Y Instagram.

You May Also Like

About the Author: Paquita Avila

"Total ninja de las redes sociales. Introvertido. Creador. Fanático de la televisión. Emprendedor galardonado. Web nerd. Lector certificado".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *