Haitianos frustrados, venezolanos optimistas atrapados en la frontera con Chile | Noticias de The Guardian Nigeria

La policía fronteriza chilena usa binoculares para monitorear a los inmigrantes ilegales que cruzan desde Perú. Foto / Martin Bernetti AFP

En un desierto costero en la frontera de Chile con Perú, una patrulla nocturna choca con dos grupos diferentes de migrantes que se abren paso a través de América Latina: haitianos que regresan a Chile después de no poder ingresar a Estados Unidos y venezolanos que piden permiso para ingresar.

La frustración de los haitianos que regresan contrasta fuertemente con la esperanza de los venezolanos que buscan abordar un autobús con destino a la capital chilena, Santiago, 2.000 kilómetros (1.200 millas) al sur.

“Tenemos nuestros papeles de residencia y nuestro hijo Chile, y voy a volver a trabajar”, dijo Isaiah, el joven haitiano.

Él y su esposa, con un bebé durmiendo en sus brazos, acaban de salir de un camión de la policía chilena en el complejo fronterizo de Chacaluta. Fueron interceptados cuando ingresaban a Chile a pie por un cruce no autorizado cerca de la playa.

El mayor Patricio Aguayo, jefe de la comisaría de Chacalota IV, señaló a AFP que la policía fronteriza chilena ha notado un cambio en el flujo de migrantes haitianos: en los últimos meses se han topado con grupos de hasta 50 personas que han salido del país. .

“Pero los intentos de retirarse se han detenido y ahora hemos visto a ciudadanos haitianos volar de regreso a Santiago”, dijo.

Agregó el capitán Giovanni Tamborino, refiriéndose a la campaña estadounidense contra los haitianos que intentaron cruzar la frontera sur recientemente.

Los haitianos, asustados y desilusionados, pasan horas en el aeropuerto o en la estación de autobuses de Arica, buscando pasajes a varios destinos del centro o sur de Chile.

READ  Seis nigerianos incluidos en la lista de patrocinadores del terrorismo de los Emiratos Árabes Unidos

Por otro lado, los venezolanos llegan a Chile llenos de optimismo.

La venezolana Dianese, una enfermera de 38 años, acababa de ser detenida por una patrulla fronteriza con seis de sus compatriotas, cerca del lugar donde un coche de la policía peruana detuvo a otras siete.

“Siempre he querido emigrar a Chile para tener una mejor calidad de vida”, dijo a la AFP, temblando de frío.

– Sin visa, sin trabajo – Como muchos venezolanos en la frontera con Chile, Diathenes pasó tres años en Perú.

Pero después de que el izquierdista Pedro Castillo ganara las elecciones presidenciales en Perú, dijo ansiosa de que “los precios de los alimentos subieran, muchas cosas se salieron de control y, francamente, no quiero vivir en la misma situación en la que viví. Venezuela.” Ve a la casa de su hermana en Santiago.

Un funcionario del aeropuerto confirmó que hace seis meses comenzaron a llegar a Arica vuelos repletos de haitianos que querían salir de Chile, pero “desde la semana pasada han regresado”.

Cuando se les preguntó sobre su presencia en Arica, un grupo de unos 20 haitianos dio diferentes excusas.

Uno de ellos dijo: “Vinimos a Arica de vacaciones”. Otro ofreció “Tengo familia aquí”. Todos se negaron a hablar en cámara o cinta.

Aunque cruzar a Arica es más fácil que atravesar los Andes, la policía fronteriza chilena tiene una base aquí y trabaja en estrecha colaboración con sus homólogos del lado peruano.

“No me voy de Chile, pero es muy difícil”, dijo Gustav, un mecánico de 36 años que vive desde hace cuatro años en Villa Alemana, en el centro del país, donde gana cerca de $ 1,000 por año. mes.

READ  Okonjo-Iweala nombra a cuatro directores generales adjuntos de la Organización Mundial del Comercio

“Teníamos un trabajo y todo iba bien hasta que dejaron de renovar mi visa. Es imposible que la gente te contrate legalmente después de eso”.

“Era un buen dinero, pero ahora que no nos han resuelto, nos dan ganas de irnos. La pandemia nos ha dejado sin trabajo ni papeles”, dijo Gustav, haciendo cola para comprar un pasaje al centro de Chile.

El retraso en la regularización de la situación de los extranjeros en Chile afectó no solo a haitianos y venezolanos, sino también a los cónyuges extranjeros de chilenos o empresarios europeos con visas vencidas.

Tras la devastación del terremoto de 2010 en Haití, Chile acogió a 200.000 haitianos.

Pero en 2018, el actual gobierno del presidente Sebastián Piñera comenzó a emitir visas de turista solo en Puerto Príncipe, frenando el flujo de haitianos.

Muchos han intentado salir de Chile en busca de un futuro mejor en Estados Unidos, y ahora regresan con pocas esperanzas.

“Trabajar sin papeleo es muy malo y es un país muy caro”, dice Bethany, de 26 años, quien afirmó haber viajado a Arica para visitar a unos amigos.

You May Also Like

About the Author: Julio Frutos

"Nerd incondicional de Internet. Orgulloso especialista en café. Erudito en redes sociales. Organizador. Explorador. Ávido adicto a los zombis. Geek de la televisión. Estudiante amistoso".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *