Etiopía al borde del abismo | hoy dia

Etiopía se dirige en una dirección peligrosa. Hay que hacer todo lo posible para mantener la paz.

Entre las facciones que compiten contra el gobierno del primer ministro etíope, Abiy Ahmed, parece haber competencia sobre quién llega primero en Addis Abeba, la capital de la nación. Vale la pena señalar que las fuerzas del Frente de Liberación Popular de Tigrayan están a menos de 250 kilómetros de distancia. El inminente colapso de Etiopía es la culminación de un enfrentamiento prolongado entre el gobierno y el Frente de Liberación Popular de Tigray, que hasta hace tres años era el partido gobernante de facto en el país. Fue expulsado del poder por una rebelión populista que llevó a Abu Ahmed al poder. Durante mucho tiempo, el TPLF estuvo atrapado entre las fuerzas federales etíopes y las fuerzas de Eritrea, el vecino del norte de Etiopía con quien Abiy hizo las paces. Este fue un logro importante para la unificación nacional y la reconciliación regional que le valió el Premio Nobel de la Paz en 2019.

Irónicamente, solo tomó un año después de que ganó el Premio de la Paz Abi Ahmed para encender el fuego que condujo a una guerra que hasta ahora ha suscitado una intensa preocupación internacional por los abusos de los derechos humanos. Varios relatos indican que las fuerzas etíopes cometieron numerosas infracciones, desde ejecuciones sumarias hasta violaciones en serie de residentes locales. La estrategia de asedio para aislar grandes partes de la región de Tigray de alimentos y suministros humanitarios aumentó el potencial de hambruna, ya que un gran número de la población fue desplazada y privada de alimentos y suministros básicos. Las propias fuerzas del TPLF se han involucrado en la tortura y el asesinato de civiles inocentes en sus teatros de operaciones.

READ  Ministro Thoko Didiza nombra Grupo de Trabajo Ministerial sobre Bioseguridad Animal con especial énfasis en la fiebre aftosa, la peste porcina africana y la influenza aviar altamente patógena | Noticias de The Guardian Nigeria

Como país africano modelo en el que persisten rivalidades étnicas rivales a pesar de los esfuerzos por forjar la unidad nacional, la crisis de Etiopía ha dado lugar a fricciones latentes. Los amáricos y oromo, los dos grupos étnicos más grandes del país, declararon contrademandas sobre la propiedad de Addis Abeba y comenzaron a reunir sus fuerzas en vista de la inminente posibilidad de una invasión tigrayana de la ciudad. Si la tendencia actual continúa y prevalece, la posibilidad de que los etíopes se sumerjan en una sangrienta guerra civil caracterizada por malestar étnico en diferentes direcciones ya es clara y está presente.

La comunidad internacional tiene motivos para estar profundamente preocupada por la difícil situación de Etiopía. Estados Unidos recortó las concesiones comerciales sobre las importaciones de productos etíopes en virtud de la Ley de Oportunidades de Crecimiento Africano a Largo Plazo (AGOA). Se espera que la Unión Europea imponga sanciones similares para estimular aún más el interés de Abiy en un acuerdo negociado. China, que tiene una financiación significativa para los intereses de la infraestructura y la construcción en Etiopía, ha hecho poco hasta ahora para disuadir a Abiy de su obstinada hostilidad y su postura intransigente hacia un acuerdo de paz. En cambio, el primer ministro sigue siendo optimista de que sus fuerzas prevalecerán incluso si la retórica de la difamación étnica de los tigrayanos exacerba en lugar de calmar los sentimientos que alimentan las animosidades. Mientras continúa esta retórica, Tigrayan y otras fuerzas continúan su avance en Addis Abeba con claras consecuencias catastróficas.

La Unión Africana, que todavía tiene su sede en Addis Abeba, aún no ha tomado una posición. Con una torre de cristal reluciente donada por los chinos, la Unión Africana ha estado habitualmente inactiva en la resolución de disputas africanas. Todavía tiene que desarrollar un mecanismo para llamar a las unidades militares nacionales a hacer cumplir sus innumerables decisiones sobre conflictos africanos pasados, incluso en los casos en que una intervención mínima podría haber producido el resultado deseado. Las Naciones Unidas hasta ahora han limitado su atención a la crisis de Etiopía en cuestiones de derechos humanos y ayuda humanitaria. Pero a medida que la situación empeora y Addis Abeba se bloquea cada vez más, redunda en interés de la Unión Africana y las Naciones Unidas acelerar un plan de paz para salvar a Etiopía de la vergüenza de librar feroces batallas en las calles de su importante capital histórica.

READ  El gobierno centroafricano dice que las tropas mataron a 44 rebeldes en un contraataque | Noticias de Guardian Nigeria

El deterioro de la situación en Etiopía es motivo de gran preocupación para África. Tras una serie de golpes militares en África Occidental (Sudán, Malí, Guinea y Chad), la situación en Etiopía volvió a poner el futuro de África en el escenario mundial por razones equivocadas. Las perspectivas del continente como una región prometedora para el desarrollo económico o el progreso democrático están ahora en serias dudas. El titular en todo el mundo hace unos años era “África en ascenso”. Los acontecimientos recientes tienden a forzar un cambio en algo como: “África está fallando de nuevo”.

You May Also Like

About the Author: Julio Frutos

"Nerd incondicional de Internet. Orgulloso especialista en café. Erudito en redes sociales. Organizador. Explorador. Ávido adicto a los zombis. Geek de la televisión. Estudiante amistoso".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *